Últimamente he recibido algunos correos en los se se me hacía esta pregunta.  Como veo que es un tema que interesa a muchos y dejando bien claro desde el principio que se trata de mi opinión personal, he decidido escribir sobre el tema para poder aclarar en la medida de lo posible esta cuestión a todo el que esté interesado.

Llevo más de diez años en Alemania, vine sin saber nada del idioma y he vivido desde el boom de Internet de principios de siglo hasta el fin de la burbuja puntocom y los ajustes que siguieron. Una década da para mucho. Si bien bien eso ya da cierta autoridad para hablar del tema, por mi perfil profesional siempre he estado más en contacto con lo que es el mercado laboral en las grandes empresas privadas, sobre todo de tecnología, por lo que reconozco que no puedo aportar experiencia de primera mano en otros sectores ni otros perfiles, aunque daré mi opinión al respecto. Perdón por dedicarme todo un párrafo a hablar de mi mismo, cosa que no suelo hacer, pero me parece importante a fin de fijar los límites de lo que puedo aportar.

Trabajo en EuropaA los que se preguntan lo de arriba yo les haría la pregunta en otro sentido: ¿Se puede trabajar en España sin hablar español? (Antes de la crisis, se entiende. Pongámonos por ejemplo en los buenos años 2005-2007). Pues bien, la respuesta es: Depende. ¿De qué depende? Pues básicamente de dos cosas: La cantidad de empleo que haya para nuestro perfil profesional -es decir, la demanda- y los tipos de trabajos que uno esté dispuesto a aceptar -es decir, nuestra oferta-. Planteado así parece obvio, pero  si vemos lo que he subrayado, caeremos en la cuenta de la respuesta depende en gran medida de quién hace la pregunta. No es lo mismo un recién licenciado en industriales de veinticinco años que alguien con menos cualificación y más edad. Que sea difícil no significa que sea imposible. Vuelvo a lo anterior: Si no hay mucha demanda de nuestro perfil profesional,  tendremos que aumentar la oferta.

El no hablar alemán introduce a su vez otros condicionantes: Aquellos trabajos que -independientemente de su cualificación- requieren estar de cara al público, digamos, de forma predominante (como puede ser el caso de vendedor o secretaria ) exigen un buen conocimiento del idioma como herramienta de trabajo. Por el contrario, aquellos que se realizan de puertas a dentro en la empresa (como programador, mecánico o panadero) o en los que el manejo del alemán juegue un papel secundario (como profesor de español, conductor de reparto o camarero) se pueden realizar con un alemán muy básico.

Para aquellos que con una titulación universitaria aspiren a trabajar en empresa, el nivel de inglés ha de ser fluido. Eso sí, es muy aconsejable desde el primer día empezar a estudiar alemán. Aquí en inglés no se puede vivir, sólo sobrevivir.// Olemania

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todo comentario se agradece. Unas cuantas palabras siempre nos alegran y nos motivan a seguir adelante.GRACIAS...

 
Top